Entendiendo el Parkinson de Inicio Temprano

Se llama Parkinson de inicio temprano (EPIT) cuando la enfermedad se  manifiesta antes de los 50 años representando aproximadamente el 10 al 20 por ciento de todos los casos. Aunque los tratamientos son generalmente los mismos que para el Parkinson de inicio tardío, las experiencias y desafíos pueden ser distintos. 

Diagnóstico y desafíos únicos

El camino hacia el diagnóstico de EPIT puede ser largo y complicado, a menudo requiriendo múltiples consultas médicas y pruebas antes de llegar a una conclusión correcta. Dado que tanto los pacientes jóvenes como sus médicos pueden no esperar un diagnóstico de Parkinson, los síntomas iniciales como la rigidez en el brazo o el hombro a menudo se atribuyen erróneamente a otras causas como la artritis o lesiones deportivas.

Causas: Genética y factores ambientales

En todos los casos de Parkinson, se cree que una combinación de cambios genéticos y factores ambientales contribuyen al desarrollo de la enfermedad. En los pacientes más jóvenes, especialmente aquellos con varios familiares afectados por Parkinson, la genética puede desempeñar un papel más significativo. Mutaciones específicas en genes como PRKN están asociadas con un mayor riesgo de EPIT. La prueba genética, aunque no cambia el tratamiento actual, puede ofrecer información valiosa para la investigación y comprensión de la enfermedad.

Opciones de tratamiento

Las opciones para manejar los síntomas del Parkinson son esencialmente las mismas sin importar la edad de diagnóstico. Sin embargo, las personas más jóvenes pueden optar por retrasar el inicio de la medicación o comenzar con medicamentos distintos a la levodopa, especialmente si los síntomas son leves y no interfieren significativamente con el trabajo o las actividades sociales. La elección del tratamiento debe ser una decisión tomada en estrecha colaboración con un especialista en trastornos del movimiento.

Consideraciones especiales para el Parkinson de Inicio Temprano

Aquellos con EPIT pueden tener preocupaciones particulares sobre el impacto de la enfermedad en sus responsabilidades personales, familiares y profesionales. Unirse a un grupo de apoyo para personas con EPIT puede ayudar a abordar algunos de estos desafíos. Además, es importante tener un plan de respaldo para el empleo y familiarizarse con leyes como la Ley de Parkinson en caso de que se necesiten adaptaciones.

Investigación

Los científicos están estudiando las conexiones genéticas del EPIT y otros factores contribuyentes. Esta información podría conducir a estrategias preventivas y tratamientos. Participar en ensayos clínicos puede ser una forma valiosa de contribuir a la investigación y potencialmente beneficiarse de terapias emergentes.

Conclusión

Vivir con Parkinson de inicio temprano presenta desafíos únicos, pero con el diagnóstico correcto, una comprensión clara de las opciones de tratamiento y el apoyo adecuado, los pacientes pueden continuar llevando vidas activas y satisfactorias.