La Salud Mental y el Parkinson

El Parkinson es conocido por sus síntomas motores como el temblor y la rigidez. Sin embargo, hay otros síntomas importantes que no se ven, y que también pueden afectar a la  salud mental de quienes viven con Parkinson. Como en cada aspecto de la enfermedad, el diagnóstico se aloja en alguien con cierta personalidad previa, con una historia familiar, en un contexto histórico, etc. y eso indefectiblemente va a influir en cada desafío que nos traiga la enfermedad en cada etapa.

Entendiendo el impacto emocional del Parkinson

El diagnóstico de Parkinson puede provocar distintas emociones: desde enojo,  tristeza, ansiedad y depresión. También esto puede no suceder, pero hay que estar atentxs, especialmente las familias y amigos. Centrarse en las fortalezas, nutrir relaciones de apoyo, compartir preocupaciones y abrazar comportamientos saludables son pasos importantes para enfrentar los desafíos emocionales del Parkinson.

Síntomas mentales y psicológicos comunes

Los pacientes con Parkinson pueden experimentar una variedad de problemas de salud mental, incluyendo:

  • Depresión: No es solo una reacción a la enfermedad; es un síntoma directo del Parkinson, que puede aparecer varios años antes que los síntomas motores.
  • Ansiedad: Puede manifestarse en varias formas, desde ataques de pánico hasta un miedo persistente y preocupante.
  • Psicosis y alucinaciones: Algunos pacientes pueden experimentar alucinaciones visuales o delirios, especialmente en etapas avanzadas o como efecto secundario de medicamentos.
  • Trastornos del sueño: Los problemas para dormir son comunes y pueden incluir insomnio, trastornos del sueño REM y somnolencia diurna excesiva.

Estrategias para manejar la Salud Mental

  • Terapia y apoyo: La terapia, ya sea individual o en grupo, puede proporcionar herramientas valiosas para manejar la salud mental. Los grupos de apoyo ofrecen un espacio para compartir experiencias y estrategias.
  • Medicación: Existen medicamentos específicos que pueden ayudar a tratar los síntomas de depresión y ansiedad asociados con el Parkinson. Es importante discutir todas las opciones con un médico.
  • Ejercicio y nutrición: Mantener un estilo de vida activo y una dieta equilibrada puede tener efectos positivos en la salud mental y física.
  • Mindfulness y relajación: Prácticas como la meditación, el yoga y la respiración profunda pueden ayudar a reducir el estrés y mejorar el bienestar emocional.

Avances en la investigación

La investigación continúa avanzando en la comprensión de cómo el Parkinson afecta la salud mental y en el desarrollo de tratamientos más efectivos. Los estudios están explorando todo, desde la genética hasta los efectos de diferentes terapias, para proporcionar una comprensión más profunda y mejores herramientas para manejar la enfermedad.

Conclusión

La salud mental es un aspecto muy importante a atender en la enfermedad de  Parkinson. En primer lugar, porque si una persona está deprimida, apática y triste, es posible que todos los otros síntomas, así como las distintas terapias para evitarlos, sean más difíciles de afrontar. Además, a veces se hace difícil identificar la presencia de este tipo de síntomas, porque a diferencia de los motores, los aspectos que involucran problemas en el área de salud mental no son visibles. Hacé consultas con profesionales que te puedan acompañar y contener, ya que, en especial a partir del diagnóstico, comienza una etapa de cambios que no estaban en nuestros planes.

En síntesis, hablá con tu médicx, preguntale si tenes dudas. No te automediques, ya que algunas medicinas interactúan y no pueden tomarse juntas. 

Dale especial atención al tema, que como si fuera la base de una estructura, es importante que sea a la vez firme y flexible para sostener todos los desafíos que el parkinson nos impone. A veces se tarda un poquito, pero sin duda, tarde o temprano se logra mayor tranquilidad y bienestar para caminar hacia adelante.